martes, 17 de julio de 2012

Txapote, el etarra que asesinó a Miguel Ángel Blanco

Querido Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote.

Estos días anda la sociedad en general y los medios de comunicación en particular recordando el decimoquinto aniversario de la muerte de Miguel Ángel Blanco. ¡Qué pesados con querer mantener la memoria de los muertos! Quiero decirte que, a pesar de que estés pagando con creces la sumisión que contrajiste conmigo, me siento muy orgulloso de ti. De mi experiencia de siglos en controlar el alma humana, de poseer sus deseos, sus anhelos y sus sueños, puedo decirte que pocas veces se han obedecido tan fehacientemente mis órdenes, como en aquel caluroso día de verano. Aunque para ser sinceros, tu historial preveía que no iba a ser difícil convencerte. Quizás, esos mismos que hoy lloran a Blanco, no recuerden que tú no tuviste piedad al asesinar al policía municipal de San Sebastián, Alfonso Morcillo o al dirigente socialista Fernando Múgica; al líder del PP en Guipúzcoa, Gregorio Ordóñez, o al concejal del PP de Rentería, José Luis Caso; a José Ignacio Iruretagoyena, concejal del PP en Zarautz o al concejal de Rentería del PP Manuel Zamarreño. Alguien que es responsable de tanto reguero de sangre se merece cuando menos mi admiración permanente.

Cuando las fuerzas de seguridad del estado lograron liberar al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, recuerdo perfectamente la cara que pusiste. Yo no te lo quería decir, pero la rabia que había en tu rostro y esas venas que se marcaban con supina intensidad en tu cuello, denotaban que estabas de acuerdo conmigo y que no podíamos quedarnos con los brazos cruzados. La jugada era maestra. Habíamos intentado poner al Estado de rodillas secuestrando a un mero funcionario de prisiones burgalés. 532 días, encerrado en un agujero de una nave de Mondragón de 2,58 metros de largo por 1,85 metros de ancho y 1,95 de alto. Ni por esas el gobierno cedió a nuestra petición de acercamiento de los presos a las cárceles vascas. ¿Te acuerdas de las imágenes del esquelético Ortega Lara mientras salía zombi de aquel agujero? Lástima que lo liberaran, pero el mundo pudo ver en directo de lo que éramos capaces. Desde luego, esa mirada perdida y ese cuerpo desgañitado eran lo más parecido a aquellos que, por desgracia, sobrevivieron al holocausto nazi. Al final, querido Txapote, ambos regímenes son mucho más parecidos de lo que algunos se imaginan. Así que, dado que nos habían dado un golpe brutal, la venganza que habíamos planeado iba a ser terrible.

Teníamos que hacer que se detuviera el mundo y que sólo se hablara de nosotros. Por eso, como te dije, había que asesinar a cámara lenta a alguien que fuera objetivo fácil. ¡Qué gran elección tuviste! Cuando me hablaste de un tal Blanco, un joven sencillo y virtuoso de 29 años que sólo aspiraba a tocar la batería con su grupo de amigos, a la par que se preocupaba también por los problemas de sus vecinos, no pude más que loarte. Era la víctima perfecta. Así que, como pactamos, lo secuestraste y reclamaste que para liberarlos, ETA exigiese al Gobierno del PP de José María Aznar que trasladara a los presos de la banda a cárceles vascongadas en el plazo de 48 horas, bajo la amenaza de acabar con la vida de Blanco. ¿Te acuerdas de su cara descompuesta por el dolor, su supina obsesión en pedir que le soltásemos? Yo no la he olvidado. Por eso, le explicamos cuales eran nuestras exigencias. Para que supiera el motivo por el que iba a morir. Blanco sabía perfectamente de la imposibilidad de que nuestro enemigo la cumpliese. Luego, conocía que la muerte era su único destino. Y así fue. Cumplimos nuestra amenaza la tarde del sábado 12 de julio. Abandonaste a Blanco en un bosque a las afueras de la población guipuzcoana de Lasarte, maniatado y en estado crítico por dos disparos que le incrustaste en la cabeza y que le causaron la muerte horas después en un hospital de San Sebastián, tras permanecer horas debatiéndose entre la vida y la muerte.

Sin embargo, había algo que, tal y como me confesaste al oído, nunca te imaginaste: Que la sociedad vasca por primera vez nos plantase cara, tras muchos años de silencio cómplice hacia nuestra causa. ¿Qué había cambiado? Muchas cosas, tal vez. O nada. Pero la indignación recorrió todo el país. La víspera de que acabaras con la vida del célebre Blanco, cientos de miles de personas se echaron a las calles de Euskadi y el resto de ciudades del estado opresor español para reclamar y exigir que no le mataras. ¡Cómo osaban a atreverse! Toda esa rabia y esa simpatía que hasta entonces habían tenido, dio pasó a la irritación que tuvo su cúspide en los ataques por vez primera a las sedes de Herri Batasuna y a nuestras queridas Herriko tabernas. ¡Qué paradójico! Los mismos ertzainas que eran objetivos nuestros y que estaban en nuestra picota, eran los mismos que tenían que escoltar a nuestros simpatizantes. Y eso sí que era nuevo. Nos sentíamos solos, derrotados moralmente. La sociedad vasca nos había dado la espalda y habíamos perdido su beneplácito. No podíamos dar crédito. Mientras veíamos en la televisión el cadáver de Blanco entrando en la Iglesia y nosotros brindábamos con champán, la chusma se echaba a las calles con las manos blancas a pedir justicia. Eso, querido camarada Txapote, no entraba en nuestros planes. Pero el objetivo estaba cumplido y eso era lo más importante.

Ahora quince años después, me duele saber que sigues en la cárcel, pagando tus crímenes. Y me duele que las fuerzas policiales del enemigo cumplan su trabajo y os encierren. Pero siempre hay lugar para una buena noticia, querido amigo. Y es que seguramente militarmente nos han derrotado, tenemos que empezar a aceptarlo, pero se equivocan si creen que nos han vencido moral o políticamente. No os habéis disuelto y eso no ha sido problema para que Sortu, Bildu, Amaiur y el resto de franquicias del mismo engendro estén viviendo de los impuestos de los españoles, esos a los que tanto odiáis. Es poco lo sé. Pero, ¿no crees que es motivo más que suficiente para nuestra satisfacción y la confianza en el buen camino de nuestro objetivo? Sean estas palabras un respiro para que veas que no todo está perdido. Que no se confíe el enemigo.

Belcebú.

> En la imagen, el etarra Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote.

jueves, 12 de julio de 2012

LA FÁBULA DEL FUNCIONARIO MALVADO

Érase una vez una nación en la que todo el mundo era feliz, donde:
- Un nene semianalfabeto sin la ESO se ponía a apilar ladrillos y ganaba 4.000 euros al mes.
- Marroquíes y rumanos parían a sus hijos porque cobraban 2.500 euros y tenían guarderías gratis.
- Un ecuatoriano se traía a su familia a operarse de juanetes.
- Los ministros se entretenían encargando estudios estúpidos sobre la reproducción de la lagartija espongiforme.
- A la oposición le regalaban trajes y se iban a puticlubs gastos pagados por el ayuntamiento de turno.
- En el Senado se ponían traductores.
- El mago bueno ZP cuidaba de todos.
- Todo era feliz y feliza (por aquello de la igualdad).
Pero en este bonito país no todo era perfecto, había un malvado llamado "El funcionario", vago entre los vagos, tomador de cafeses y fumador de cigarros, de trato desagradable, forrado y sinvergüenza, que vivía de lo robado a los honrados banqueros y políticos, a los honrados curritos que no defraudaban (sólo preguntaban con IVA o sin IVA).
Pues bien, nuestro protagonista era un tierno obrero salido de un instituto con 18 años sin aprobar ni el recreo llamado Jonathan, volvió un día del tajo y decidió comprarse un BMW serie 3 con el Pack Sport, llantas, y le puso fluorescentes y un equipo de música con subwoofer y una casita pareada.
En el banco, el señor director, muy amable le prestó el dinero sin ningún problema, mejorando su petición con más dinero que también le prestó para que se diera un homenaje en la Rivera Maya.
Pasó el tiempo,y un mal día a Jonathan lo echaron del trabajo, ¿con qué iba a pagarse sus vicios?. Y sobre todo, ¿su BMW?. Apurado fue a ver al Sr. Director del banco, que, muy simpático él, no pudo ayudarle, a pesar de que se desvivía por los necesitados. El Sr director, compungido, al ver que Jonathan no podía pagar, y que el no cobraba, fue a ver al mago bueno, a ZP.
Mientras... el malvado funcionario seguía trabajando en la sombra, envidioso él de nuestro amigo, que no tiene estudios y dilapidaba los euros que ganaba.
Un buen día, a nuestro mago bueno ZP, lo llamó papá Obama y mamá Merkel y le dijeron que esto no podía seguir así.
La solución estaba clara, salvar a Jhony y fastidar al malvado. Le bajamos el sueldo al despreciable funcionario y ya está.
Secuencia:
- Johathan no paga lo que debe al banco.
- El banco no cobra.
- El banco le pide pasta al Gobierno.
- El Gobierno se la da quitándosela al funcionario; o sea,
- El BMW y la casita lo paga el funcionario con su 5%.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado

* Donde pone "ZP" se puede intercambiar por "Rajoy"

lunes, 2 de julio de 2012

Entrevistas para la Historia

En la HVG, se celebró el pasado 14 de Junio, la presentación del ultimo libro de J.L.J.R,  “Entrevistas para la Historia”, con prólogo de Ramón Bau, editado por ENR.
·         La HVG los camaradas de siempre.
·         La Vieja  Guardia fueron aquellos forjadores de la Historia quienes con desprecio de posturas claudicantes, siguieron la trayectoria trazada por los iniciadores de la Falange.
·         Si buscásemos una palabra para definir su actitud, sería la del espíritu de rebeldía.
·         La Vieja Guardia fueron los militantes del tiempo duro, arduo y difícil, que se afiliaron a la Falange con anterioridad a las  elecciones del 16 de febrero de 1936.
·         Modelaron una manera de ser, como quería Jose Antonio.
·         Eligieron la vía seca, “Ad astra  per aspera” , el vetusto y sabio proverbio de Seneca con un significado escatológico:”A las estrellas por el camino difícil”
·         La Vieja Guardia fueron los que mejor comprendieron que la vida es un acto de servicio inmolada en la consecución de los grandes ideales y de las empresas más  sublimes.
·         Nuestros camaradas de la Vieja guardia no titubearon ante el esfuerzo.
·         Eran hombres y mujeres fuertes y duros, física e intelectualmente.
·         La Vieja Guardia tenia un espíritu guerrero y  de ellos nos han dado tantas muestras de valor  familias enteras y camaradas plenos, los Aznar, los Garcia Noblejas,los Vernacci, Vicente Gaceo, José Antonio Giron y toda una legión de héroes cuya enumeración forman una auténtica constelación de luceros.
·         La Vieja Guardia supo de peleas, altercados, detenciones, cárceles y celdas, pero nada le amilanó, porque su espíritu estaba por encima de las adversidades y de las privaciones.
·         La vieja guardia fue intransigente con las cosas  esenciales y magnánima con las cuestiones accesorias.
·         La Vieja Guardia tuvo un espíritu tenaz y confiado, no desfalleció, ni se resquebrajó, ni se humilló, ni consintió lo imperdonable.
·         El espíritu de la Vieja guardia debe ser nuestro referente, el de aquellos hombres que en las horas duras y amargas de la lucha fueron la vanguardia de nuestro movimiento.
·         Fueron muchos, tal vez demasiados, los que prestaron el máximo servicio, el de caer en el cumplimiento de su deber.
·         Por eso cuando se invocaba su condición de “Camarada de la Vieja Guardia” se sabía que detrás de aquel titulo entrañable había no solo la expresión de un juramento, sino la actitud de un cumplimiento y de una ejecutoria.
·         Si España está como está y si la falange atraviesa su particular Rubicón, es porque se ha esfumado o permanece adormecido el espíritu que infundió la Vieja Guardia, sereno, entero, vindicativo, de ansias de justicia.
·         El espíritu de la Vieja Guardia es el del laconismo militar, donde imperan los valores de la autoridad, la jerarquía y el orden.
·         Y alli, en ese recinto histórico, un simple cuadro con una estadística de Caidos nos recuerda bien a las claras la quinta esencia del espíritu que anidaba en los corazones del V en esta casa solar de la Vieja Guardia, “Entrevistas para la Historia” ha dado JLJR en muchas de sus páginas la voz a miembros relevantes de los primeros tiempos.
·         El primero que responde es Ernesto Gimenez caballero, el precursor del fascismo, firmante del manifiesto de la Conquista del estado, junto a Ramiro Ledesma, en febrero de 1931.
·         En la entrevista cuenta como tomó contacto con Ramiro Ledesma y el grupo de broncos  soñadores de los que se rodeó para dar el pistoletazo de salida y cimentar la revolución nacional sindicalista. Nos ayuda a descifrar los arcanos del significado de los nombres de la primera publicación de combate.
·         Hace una reflexión actualísima: ”No puede haber resurgimiento si no hay una previa crisis, como no hay primavera sin invierno”
·         Tampoco falta la entrevista a un catalán de pro, social y revolucionario, el editor y viejo jonsista de la primera hora  Luis de Caralt, en cuyos libros los hombres de mi generación nos hemos formado e ilustrado en los misterios de la historia.
·         Luis de Caral me recibió en su despacho de la editorial en un barrio céntrico de la rectilínea  Barcelona. Era un combatiente forjado en la Primera centuria de la Falange Catalana, Nuestra Señora de Monserrat”. Testigo en los sucesos de Salamanca, donde había cursado los estudios y la formación de Jefe de Centuria en la mítica academia de Pedro llen. Al término de la contienda, fue inspector nacional de Excombatientes. Espiritu indómito, aigo de lo auténtico, sin mixtificaciones, fundador de los Circulos Jiose Antonio en la Ciudad condal y editor de los textos que prestigian los anaqueles de cualquier biblioteca que los posea, con más de dos mil títulos publicados.
·         Tampoco falta la entrevista a Juan Aparicio Lopez, el político, el escritor, el insigne periodista. Fundador y secretario perpetuo de las JONS, el inseparable de Ramiro Ledesma.
·         Fue Juan Aparicio quien apuntó la idea del yugo y las Flechas como divisa del movimiento espiritual y revolucionario de la nueva España, como emblema de los hombres con vocación guerrera y fe de monasterio.
·         La entrevista se realizó en una cafetería, en torno a un café humeante. Eran los años posteriores a su cargo de director general de Prensa, cuando regia la Escuela oficial de periodismo. Su memoria era prodigiosa, fotográfica, enciclopédica, para recordar y dibujar a sus personajes, sus palabras citadas de forma literal, sus ambientes y sus misterios.
·         Cuando le inquiría sobre el espíritu de aquellos tiempos fundacionales me respondía: “Teniamos aquel puñado de jóvenes un profundo sentido de lo español; eramos nacionalistas, una especie de reminiscencias de aquellos hijosdalgos que velarían por la continuidad y la autonomía de la Patria”
·         Tambien llegué a entrevistar a  Jose Manuel Ledesma ramos, el hermano de Ramiro, quien estaba en su compañía el dia primero de agosto de 1936 cuando la horda roja le detenia para inmolarle en las fosas comunes del cementerio de Aravaca, donde descansa en el camposanto de  los mártires.
·         No podía faltar, seria imperdonable, una entrevista con Raimundo Fernández Cuesta, el Secretario Ganeral de la primitiva Falange y uno de los amigos mas allegados de José Antonio. Os dejo en silencio su contenido, para que tengáis la curiosidad y la expedición de su lectura íntegra.
·         Fue una auténtica satisfacción la entrevista que realice en su domicilio de la calle Claudio Coello a mi gran amigo y camarada Felipe Ximenez de Sandoval, compañero de pupitre de Jose Antonio durante sus años universitarios y su primer biógrafo apasionado. Felipe Ximenez de Sandoval era un señor, un caballero, un fino escritor, un camarada apasionado a ultranza de la falange a la que brindó su vida entera. La entrevista no tiene desperdicio.
·         Tambien se incluye una entrevista a fondo con mi gran amigo Tomás Borras, comediógrafo, escritor prolífico, buenísima persona, humilde como todo ser inteligente y biógrafo de Ramiro Ledesma ramos. Recordábamos viejos tiempos cuando el se jugaba la vida , en las vísperas del alzamiento, imprimiendo las estrofas del cara al sol. La charla que se reproduce se  mantuvo en su casa, en un piso al final de la calle embajadores.
·         Fui su colaborador en varias obras y conservo aún las fichas que teníamos preparadas para un libro inédito que todavía duerme en la imaginación.
·         Otro de los comediógrafos falangistas que aparecen sus declaraciones en el libro es Alfonso  Paso, alegre, simpatico, dicharachero, extrovertido, cautivador.
·         Tal vez una de las piezas mas  impactantes por su análisis actual es la entrevista con Blas Piñar, una especie de testamento político, tras una vida de afán y servicio a la causa de Dios y de España.
·         La laguna del mensaje a la juventud esta cubierta con la entrevista realizada al Delegado nacional del Frente de Juventudes, Jose Antonio Elola Olaso, quien nos puso a la muchachada de mi generación la mochila para caminar y asi cumplir la consigna Ramirista “No parar hasta conquistar”.
·         Quien le haya conocido se deleitará con la conversación mantenida con Fray Pacuifico de pobladura (Andres Maria Alvarez Gutierrez), el capellán de la Vieja Guardia de la Falange, quien bajo su habito talar de misionero seráfico, llevó toda su vida con orgullo militante la camisa azul con la divisa bordada en rojo, soñando con el sol de la Primavera y el renacer de nuevo amanecer español, bajo el grito de esperanza su sonoro, pues tenia un gran vozarrón, del ¡Arriba España Misionera!
·         Tambien se publica la entrevista que en su domicilio de la calle ponzano mantenía con Miguel Ezquerra, el coronel que defendió hasta el último día la cancillería del III reich, al mando de su unidad de combatientes hasta el final.
·         O la entrevista a Mariano Sachez Covisa, a quien siempre he considerado como falangista ejemplar que era la sintesis y el compendio del espíritu de la Vieja Guardia  o Carlos Pinilla, el Jefe de la Falange de Zamora…
·         Mas que hacer un inventario de entrevista, la mejor acción, para que comencéis a emular a nuestros viejos camaradas en el espíritu de la Vieja Guardia, es adquirir y leer el libro donde  cuarenta de los mejores camaradas os esperan para transmitiros su misión y su mensaje.
·         Arriba España.