lunes, 4 de febrero de 2008

Un ejemplo para nuestro tiempo


La última madre coraje conocida, quizá sea Lorraine Allard, madre inglesa de tres niñas que en el cuarto mes de embarazo le diagnosticaron cáncer de hígado. ¿Abortar? Una cosa tuvo claro Allard: daría a su hijo la oportunidad de vivir, y rechazó la quimioterapia. "Si voy a morir, mi bebé vivirá"-respondió tranquila a los médicos.- Murió el último 18 de enero, después de haber besado varias veces a su niño prematuro. "No hay mayor prueba de amor que dar la vida"- leemos en el Evangelio-, y somos muchas las madres- quizá todas- las que estaríamos dispuestas a morir por nuestros hijos. Algunas lo han hecho realidad: son conocidas la médico italiana Santa Gianna Beretta Moya; la española Miriam Suárez, hija del ex -presidente Adolfo Suárez; la francesa Carolina Aigle, la primera mujer piloto de caza de la ArmadaFrancesa y que iba ya para astronauta; ahora, lady Lorraine Allard, inglesa de 33 años. Todas eran cristianas. El esposo de Lorraine, Martyn, refirió:"Lo médicos dijeron que no podían hacer nada contra la enfermedad porque estaba embarazada. Ella les dijo inmediatamente que no se desharía del bebé". Su hijo, Liam, nació a las 25 semanas de gestación, por parto natural, y pesó 500 gramos. Atractivo y escalofriante: lady Lorraine, cristiana coherente, dio su vidapor Liam, su hijo. Mujer de fe recia, es un ejemplo para el mundo hedonista de hoy, que antepone al deber, el egoísmo y el placer.


Josefa Romo

Valladolid

1 comentario:

Javier Ayanotna dijo...

En esta hora de los enanos, son aún más admirables los ejemplos de heroísmo.