domingo, 27 de junio de 2010

Mientras la muerte deslizaba palabras ofidias


Se llaman María y Roque. Hace unas pocas semanas, la amiocentesis reveló que Roque nacería, muy probablemente, con síndrome de Down; y a María la invitaron a abortar, la exhortaron a abortar, le auguraron una existencia infernal si no abortaba, incluso pretendieron pintarle el aborto como una solución misericordiosa para Roque, que entretanto seguía creciendo en su vientre, como un sigiloso milagro, como un carbunclo encendido que pugna por asomarse al mundo. Pero María se negó a abortar; halló la fortaleza necesaria en Ramón, su marido, que por las noches le susurraba letanías de ensimismado amor, mientras auscultaba de besos su vientre. Y juntos decidieron desoír las palabras ofidias que les prometían alevosamente una vida tranquila si borraban el futuro de Roque, juntos decidieron acompañar contra viento y marea la gestación de Roque, juntos decidieron recibirlo con emocionada y absorta gratitud, como se reciben los dones más valiosos e irrepetibles, juntos decidieron acompañar su respiración, velar su respiración, sostenerse en su respiración frágil, apenas audible, que sin embargo se bastaba para exorcizar las zozobras, como una luciérnaga exorciza las sombras. Y contaron, con trémula y febril expectación, los días que restaban para que Roque abandonara su cálido refugio y alumbrase sus vidas para siempre.

María y Ramón acaban de saber que Roque nacerá sin síndrome de Down. Nacerá sano y fuerte, gracias a que sus padres decidieron recibirlo con alborozo, cuando les advertían que nacería débil y enfermo. Y la cámara de Álvaro Ybarra estaba allí para celebrar la esperanza, para celebrar el coraje de María y Ramón, que se abrazaron intrépida y escandalosamente a la vida, mientras la muerte deslizaba palabras ofidias.

JUAN MANUEL DE PRADA


Anexo
Pie de foto: María acaricia su vientre. Hace dos días le confirmaron que su hijo Roque nacerá sano. Localizador: Madrid. Distancia focal: 28 mm. Apertura:f/6.3
Velocidad de obturación: 1/6 seg. ISO:400

sábado, 26 de junio de 2010

La derecha es la otra cara del Sistema


Publicamos, íntegramente, el editorial del último número —el 11— de «Patria Sindicalista», correspondiente a este mes de junio y que ha aparecido en su página 3 bajo el título «La derecha es la otra cara del Sistema»:


«Uno de esos presuntos graciosos con pretensiones periodísticas que deambulan —probablemente con demasiada asiduidad—, por las grandes cadenas de televisión preguntó, recientemente, a Mariano Rajoy Brey [imagen adjunta, saludando a José Luis Rodríguez Zapatero] por Falange Española a cuenta del “caso Garzón”. El presidente del Partido Popular, que en no pocas ocasiones consigue, sin esfuerzo, estar a la altura de los presuntos graciosos a los que concede entrevistas, respondió no sabía de nuestra existencia.
Falange existe. Lo que no podemos asegurar es que el Partido Popular exista o, al menos, que esté a la altura de lo que de dicha formación política se esperó. Los individuos se definen ontológicamente en razón de sus diferencias con los otros. Esto es, existen porque son distintos de los demás. Del mismo modo, las naciones lo son en tanto que encarnan un proyecto histórico diferenciado, no porque sus habitantes hablen una lengua propia o presenten caracteres raciales diferenciados. Análogamente, una agrupación política existe cuando representa un proyecto político propio, distinto del que defienden los demás. ¿Podemos, en consecuencia, hablar de una subsistencia, más allá de lo virtual, del Partido Popular? Nos gustaría que alguien, con pelos y señales, nos advirtiera de las bondades de la derechona con respecto al PSOE. ¿Dónde está el discurso, modos, usos y costumbres radicalmente distintos de los del partido del gobierno? Desde nuestro punto de vista, las distancias entre el Partido Popular y el PSOE no son tales, sino que estamos frente al haz y el envés de un mismo Sistema y, en consecuencia, de un mismo modo de hacer política.
Más allá de las puestas en escena y de su cháchara anti —obligada, qué duda cabe, más por urgencias electorales que por divergencias ideológicas de calado— advertimos que ambos partidos comparten una misma cosmovisión del mundo en lo ideológico... y en lo concreto.
Ambos sostienen fervorosamente, por ejemplo, la hemorragia autonómico-federalista que desangra a España como nación, dividiéndola y, como Estado, arruinándolo. Incapaces de enfrentarse abierta y resueltamente a los nacionalistas, se apoyan en ellos para mantener un régimen que es, en esencia arbitrario, injusto, disolvente y, obviamente, antinacional.
Ambos avalan el modelo de construcción europea como club insolidario de países capitalistas, donde las clases más desfavorecidas quedan relegadas a la última fila del reparto, a callar, a votar y a pagar, mientras ellos se encargan de hacer las veces de peones de brega de la banca y la finanza internacional.

A Rajoy Brey no le suena la Falange, pero ¿le dicen algo los apellidos Bárcenas, Matas, Fabra, Camps...? ¿Y Gürtel? La corrupción del Partido Popular es es algo más que tres trajes a medida. La corrupción está muy lejos de ser una anomalía exclusiva y excluyente de la social-democracia carpetovetónica. Está instalada en bastiones de la derechona: Alicante [Alicante, Orihuela y Torrevieja], Ávila [Navas del Marqués y Navahondilla], Baleares [Andratx y Santa Margalida], Burgos [Arlanzón], Cádiz [Rota], Canarias [Telde, Parques Eólicos, La Oliva y Mogán], Granada [Ogíjares y Almuñécar], Jaén [Alhendín], Madrid [Madrid, Brunete, Navalcarnero, Quijorna, Torrelodones, Tres Cantos y Villanueva de la Cañada], Málaga [Alhaurín el Grande y Estepona], Murcia [Águilas, Torre Pacheco, Cartagena, Mazarrón, Totana y San Javier], Pontevedra [Tui, Gondomar y Nigrán], Rioja, La [Lardero y Santurde], Salamanca [Salamanca], Sevilla [Espartinas], Toledo [Seseña], Valencia [Valencia, Cullera y Riba-roja], Valladolid [Arroyo de la Encomienda]... En todos estos lugares huele a podrido y, desde luego, no cabe echarle la culpa a los del puño y la rosa. ¿Verdad, señor Rajoy?

En la calidad moral y democrática de buena parte de los dirigentes y afiliados de Partido Popular no encontramos grandes desencuentros con los del PSOE. Las comunidades gobernadas por el PSOE, por ejemplo, conceden las licencias de radio y televisión a los medios de la izquierda o disfrazados de tales, y las capitaneadas por el Partido Popular, lo hacen con los medios que se operan bajo el paraguas del neoliberalismo. Si José Blanco, vicesecretario general del PSOE, dijo no entender que un partido como Falange Española de las JONS sea legal, Iñaki Oyarzábal, secretario general del Partido Popular vasco nos negaba la legitimidad para actuar judicialmente. Si la izquierda anda rebozándose, un día sí y otro también, en el barrizal de la memoria histórica, tampoco es menos cierto que en nuestro país no faltan casos como el ayuntamiento valenciano de Náquera, gobernado por el Partido Popular, capaz de sustituir la placa de José Antonio Primo de Rivera por la de Barack Obama, haciendo esta calle en la actualidad esquina con la plaza... María Teresa Fernández de la Vega.

¿Existe el Partido Popular? No, desde luego, como alternativa, sino como corresponsable de la desvertebración de España, como cómplice de la actual ofensiva antisocial y antiobrera del PSOE. ¿Acaso Rajoy Brey, caso de convertirse en el sucesor de Rodríguez Zapatero —eso, al menos, rezan las últimas encuestas de intención de voto—, podrá hacer otra política radicalmente distinta a la que le han marcado a Rodríguez Zapatero el eje franco-alemán, el Fondo Monetario Internacional e incluso el actual inquilino de la Casa Blanca?
España precisa de una oposición, sí, pero para que sea tal tiene que estar orlada de adjetivos absolutamente clarificadores: patriótica, regeneradora, social, republicana; esto es, enemiga de los partidarios del finis hispaniae»

viernes, 25 de junio de 2010

Muchas gracias


Gracias al blog http://battleserk.blogspot.com/ por haberme concedido el Premio IMPERIO ESPAÑOL a la Fidelidad y Lealtad a España. , sin duda alguna inmerecido por mi parte.

Comunicado de la Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos


La Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos nos remite con el ruego de su difusión el siguiente comunicado. No solo lo difundimos dándolo a conocer, sino que, además, lo suscribimos expresamente, como si fuera nuestro. A pesar de que ya es conocida nuestra afinidad con dicha Hermandad, Plataforma 2003 manifiesta su absoluta adhesión a dicho comunicado, siempre en nuestra línea de continuas referencias al Valle de los Caídos como símbolo de reconciliación y superación de las dos Españas bajo el amparo de la Cruz de Cristo.


-----------------------------------------------------

Ante la actual situación del Valle de los Caídos


La Hermandad de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, asociación civil nacida en 1984, ha venido manteniendo un prudente silencio durante estos meses, para no verse mezclada en el fragor de las informaciones en los medios, especialmente en Internet, en muchas ocasiones contradictorias y políticamente sesgadas, ni interferir en las negociaciones que pudieran estar desarrollándose a otros niveles. Pero tampoco queremos que este silencio responsable se pueda interpretar como desinterés o como sumisa aceptación de los hechos que se vienen sucediendo.

La operación viene de lejos. Durante los casi treinta primeros años de sistema democrático, con gobiernos de derecha o de izquierda, el Valle de los Caídos ha disfrutado de una relativa tranquilidad y ha sido uno de los monumentos más visitados, tanto por españoles como por extranjeros, entre los que destacan, entre personalidades de todas clases, los cardenales Roncalli y Ratzinger, después papas Juan XXIII y Benedicto XVI.

La ejemplar actitud de la Comunidad benedictina, dedicada única y exclusivamente a la oración por los muertos –por todos los muertos– allí enterrados, en unos casos, conocidos y por expreso deseo de sus familiares y, en otros, anónimos, recogidos de fosas comunes o carreteras, sin poder definir si pertenecían a uno u otro bando combatiente en la guerra civil, que allí vienen reposando desde hace cincuenta años, ha hecho posible la auténtica y necesaria reconciliación, bajo el signo de paz de la Cruz, en el espíritu inicial con que fue alzada, y que alienta la esperanza de que desaparezcan los odios y los enfrentamientos civiles entre españoles.

Pero, ha sido precisamente esa Cruz, esa gigantesca Cruz, que preside la sierra madrileña, la que parece que resulta intolerable para el actual gobierno socialista y sus socios de la izquierda radical, la casi extraparlamentaria Izquierda Unida, y la de los grupos independentistas catalanes que, en varias ocasiones, han expresado su deseo de que desaparezca físicamente, en su obsesión por borrar cualquier signo del pasado que les recuerde una guerra perdida. Quisieran hacer como los talibanes o como los antiguos faraones que, en su insana soberbia, nada más llegar al poder, ordenaban picar o destruir toda referencia a lo anterior.

Parece que de nada ha servido la referencia que, en la denominada «Ley de Memoria Histórica» se dedica al Valle, otorgándole la condición de lugar de culto y reconociéndole de aplicación las normas relativas a los cementerios, aunque prohibiéndose la celebración de cualesquiera actos políticos en su recinto, ni tampoco los acuerdos vigentes entre la Iglesia Católica y el Estado español.

Desde hace ya varios meses, Patrimonio Nacional, al que administrativamente está adscrito el Valle, viene ordenando cierres alternativos de la Basílica, no admitiéndose la visita de particulares individuales ni de grupos de operadores turísticos, permitiéndose la entrada, exclusivamente, para asistir a la misa diaria de las 11 de las mañana, impidiendo, de tal modo, disfrutar de una de las obras más singulares e importantes de España.

Primero fueron unas supuestas obras que nadie sabía en qué iban a consistir, ignorándose, también, su fecha de inicio, duración prevista y presupuesto de ejecución y, ahora, se aduce la excusa de la controvertida restauración del conjunto de «La Piedad».

Nada se sabe del futuro inmediato de la colosal obra arquitectónica y artística que asombra a propios y extraños, sin distinción de razas, religiones o ideologías, pero todo parece indicar que la presión de sectores de la izquierda más radical del arco político español y los compromisos electorales contraídos con los mismos, la indiferencia e inhibición de sectores de la derecha, así como de las Instituciones culturales, históricas y artísticas que temen ser tachadas de «franquistas», pueden desembocar en un hecho sin precedentes en esta España supuestamente democrática, que sólo podría encontrar parangón en otros del pasado siglo, de infeliz memoria, a los que es seguro que no desean retornar la mayoría de los españoles.

Actos de revancha, de intransigencia o de inhibición, como éste, merecerían no sólo la repulsa internacional sino también una firme respuesta, a todos los niveles, de los españoles, hartos ya de tanta coacción y tanto complejo. No obstante, es nuestro deseo y esperanza, que se restablezca la cordura y se mantenga el Valle como un lugar de oración y concordia, especialmente para las familias de los que allí están enterrados, y que pueda ser visitado en libertad, por todos aquellos que lo deseen, como ocurre con todos los monumentos y obras de arte del mundo, creados por las distintas generaciones.

Madrid Junio de 2010


Por la Junta de Gobierno
Luis Suárez Fernández
Presidente


lunes, 21 de junio de 2010

Zp y el Papa




Dicen los romanos que desde ayer huele sospechosamente a azufre en el Vaticano, curiosamente desde que Zapatero visitó a Su Santidad el Papa Benedicto XVI.


Que el Papa es un santo vivo es algo que un servidor ya sabía; recibiendo ayer a Zapatero lo demostró una vez más. Porque un santo hay que ser para recibir, siendo el Vicario de Dios Nuestro Señor en la Tierra, al político, al jefe de gobierno que más está persiguiendo a la Iglesia Católica y a la Religión Católica en todo el mundo. Sí, en todo el mundo; siendo paradójicamente la Iglesia Católica la que en la España de Zapatero está aliviando el dolor y la penuria de las víctimas sociales y laborales del Gobierno de Zapatero.


Zapatero se dedica a perseguir y a ofender con entusiasmo digno de mejor causa a la Iglesia y a los católicos.


Conociendo al personaje seguro que trató de darle lecciones al Papa sobre lo piadosa que es la ley del aborto de Bibiana Aído, lo moral que es la mal llamada ley de matrimonios homosexuales, lo edificante que es la exclusión del Crucifijo y del Padrenuestro en los colegios y lo educativas que son las páginas web en las que se enseña a los infantes españoles a masturbarse, y ni que decir tiene, seguro que Zapatero le dio un recadito de la Chacón a Su Santidad para que prohíba que la Guardia Suiza del Papa le rinda honores militares a Él y al Altísimo.


Dicen los testigos de la visita que al finalizar la misma se oyó una voz que decía: "Padre, perdónale porque no sabe lo que hace", a lo que Zapatero respondió: "Como mola el politono, Ratzinger".


Santidad, perdónenos a los españoles, pues al fin y al cabo nosotros sí tenemos lo que nos merecemos. Amén.


Editorial de "Buenos Días España", correspondiente al viernes 11 de junio de 2010.

Eduardo García Serrano

miércoles, 16 de junio de 2010

Un tal Sanz: Editorial LGE nº 42


El miércoles 16 de Junio entrará en vigor, previsiblemente, el último asalto al Estado del Bienestar; a la seguridad laboral de los trabajadores y sus conquistas sociales; al mantenimiento de la capacidad productiva de empresas, empresarios y trabajadores de toda condición. Aventurarse a decir en qué, exactamente, consistirá la nueva fechoría es arriesgado, toda vez que, cuales globos sonda, se han distribuido varias versiones del supuesto decreto – en algunos casos textos antagónicos – y se ha amenazado a los obligados a llegar a un acuerdo, con tomar medidas por decreto que a ninguno van a gustar. Es para ello para lo que se han distribuido varios textos: para forzar la máquina ante la sospecha, o el miedo, de que no hacerlo sea peor.


Pero tanto cuando se haya alcanzado dicho acuerdo – si llega – como si no se alcanza, se nos venderá la naturaleza “profundamente democrática” del procedimiento, y la capacidad del ejecutivo para tomar decisiones difíciles. Dejando a un lado que esa toma de decisión se la ha impuesto el resto de Europa, al cáncer que ostenta su presidencia de turno, entre el miedo de la mayoría y la risa de todos, es decir a Zapatero y su Ejecutivo, no podemos menos que apuntar unas severas arcadas pensando en que la imposición extranjera, pactada por patronal y sindicatos de clase, bajo coacción para lograr un resultado exigido previamente, o la imposición del Ejecutivo, con el mismo fin, puedan ser consideradas por nadie con dos dedos de frente, una “decisión democrática y representativa de la intención de la mayoría”.

Y es que – en palabras de un tal Sanz – “Parece como si, desde un primer momento, tanto teóricos como dirigentes se hubieran propuesto utilizar el sano principio de la Soberanía del Pueblo, precisamente para consagrar el dominio de los menos sobre los más, dando vida a la más grande y perversa paradoja que han conocido los siglos”.

Tal día como este, en que UGT se sube el sueldo un 7´5% en plena “cacicada” respecto de los funcionarios, algunos de los cuales militan en sus filas, a uno le viene a la memoria la actitud generosa y dedicada de un falangista que destinaba todas las retribuciones que no consideraba ajustadas a su esfuerzo, a crear fundaciones y poner en marcha proyectos de carácter sindical. Tal día como hoy en que se juzga, en diversos lugares de la geografía, si la recepción de trajes y otras dádivas son constitutivas de delito y cuando aún no se ha podido borrar la mancha indeleble de la corrupción, que contagió hasta el tuétano a la principal central obrera de clase, la UGT, por sus actuaciones, entre otros frentes, en las cooperativas de vivienda que dejaron en la calle a miles de confiados cooperativistas, o cuando observamos el enriquecimiento indecente del presidente del Congreso en plenos años de crisis, me viene a la memoria la actitud resuelta y documentada de un falangista que devolvía mediante recibo, cuantos regalos le parecían que sobrepasaban la mera atención sin intenciones ocultas.

Tal día como hoy, en que por más esfuerzo que pongo, no consigo recordar un solo logro sindical en 35 años de supuesta democracia; en que lo único que me viene a la cabeza es la utilización torticera de la huelga de pacotilla y los 250 millones de euros de liberados sindicales que soporta el entramado productivo, me viene a la cabeza la jornada de 14 horas de un falangista y me asaltan el pensamiento nombres sonoros, rotundos y profundos como Seguro Obligatorio de Enfermedad, Previsión Social, Formación Profesional, Obra del Hogar, Educación y Descanso, Colonización Agrícola, Obra de Cooperación, Obra de Artesanía, Convenio Colectivo, Ley de Procedimiento Laboral, Ley de Universidades Laborales, Ley de Seguro de Desempleo, Sistema de Colocación Obrera, Mutualidades Laborales, Agrarias, del Servicio doméstico y de los Trabajadores autónomos, Régimen de Ayudas familiares, Consejo del Trabajo, Patronato del Fondo Nacional de Protección al Trabajo, Economatos Laborales, Ordenación de la Emigración, Inspección de Trabajo, Ley de Participación del Personal de Empresa, Ley de La Seguridad Social Total....

Tal día como hoy, en que se destruye el Estado de Bienestar, en que se convierte a la mitad de la población en subsidiaria de la otra media, en que se habla del copago en la atención sanitaria y en la que el presidente del gobierno tiene la indecencia de afirmar en mítines y declaraciones, que nunca el sistema social fue tan solidario y estuvo el trabajador tan protegido, me asaltan conceptos y soluciones como la implantación de todas las especialidades para el Seguro Obligatorio, los servicios para productores económicamente débiles con o sin seguro, los servicios médico-farmacéuticos para productores en paro, la medicina del Trabajo, el seguro de Enfermedad en el campo, la legislación para accidentes de trabajo, el subsidio familiar general y agrícola, el seguro de maternidad, el de vejez, los préstamos a la nupcialidad, los Montepíos Laborales....

Tal día como hoy, en que sin apenas esfuerzo, cualquiera puede recordar todos y cada uno de los nombres de los diferentes dirigentes sindicales desde Marcelino Camacho hasta hoy, sin saber cuáles son sus méritos, me viene a la memoria un falangista vasco-navarro de la primera hora que pudo ser carlista, pero que oyó a José Antonio; un combatiente que dejó a dos hermanos en el frente y que también fue herido; que unió su esfuerzo y su trabajo a otros falangistas ilustres como Gerardo Salvador Merino y José Antonio Girón; que estuvo diez años al frente de la Delegación Nacional de Sindicatos y seis al frente del Ministerio de Trabajo, pero que, sin embargo, ha pasado a la historia por su discreción y su lealtad. Porque prefirió que perdurara la obra y no su autor; que ha sido referido como un tal Sanz y que se llamó Fermín Sanz-Orrio, falangista, Vieja Guardia, y al que hoy desde aquí, queremos rendir homenaje. De él y de su obra, hablaremos hoy aquí. Acomódense y escúchen.

viernes, 11 de junio de 2010

domingo, 6 de junio de 2010

Primera edición premio «Pensamiento» e «Historia»,


La redacción de «Patria Sindicalista» convoca la primera edición, correspondiente a 2010, del Premio que lleva por nombre el de la cabecera del periódico, en sus modalidades de «Pensamiento» e «Historia», y que se regirá por las bases siguientes:

1ª. La redacción del periódico «Patria Sindicalista» se constituye en jurado de la primera edición del Premio «Patria Sindicalista».
2ª. Pueden participar en la primera edición del Premio «Patria Sindicalista» todas las personas mayores de edad, según la vigente legislación española, excepción hecha de los miembros del jurado.
3ª. Los participantes podrán hacerlo por una o ambas modalidades, pero con un máximo de dos originales por modalidad.
4ª. Los trabajos presentados a la primera edición del Premio «Patria Sindicalista» serán originales; esto es, no habrán sido publicados con antelación por cualquier medio de comunicación de masas. El jurado se reserva en todo momento el derecho a ejercer las acciones legales que pudieran impedir cualquier adulteración o fraude en dicho sentido.
5ª. En la modalidad «Pensamiento» se incluyen necesariamente los originales referidos a cualesquiera aspectos, generales o concretos, de la doctrina nacional-sindicalista.
6ª. En la modalidad «Historia» se incluyen necesariamente los originales referidos a la trayectoria historica del nacional-sindicalismo desde su fundación, en 1931, hasta nuestros días, ya sea de forma general o concreta.
7ª. Los originales no podrán exceder, en ningún caso, los sesenta DIN A4, impresos por una sola cara y con tipografía «Times», «Times New Roman», «Arial» o «Helvetica», cuerpo 14.
8ª. Los trabajos se enviarán por duplicado ejemplar, adjuntándose obligatoriamente una hoja DIN A4 en la que figurará el nombre y apellidos del autor, su domicilio y ciudad de residencia, su teléfono y correo electrónico, así como una fotocopia del Documento Nacional de Identidad o documento acreditativo similar para los participantes extranjeros. La utilización de pseudónimos está prohibida.
9ª. Los originales no escritos en lengua española estarán acompañados, necesariamente, de su traducción al español o castellano.
10ª. Los trabajos se enviarán, única y exclusivamente, por correo postal a la siguiente dirección:
________FE de las JONS. Delegación de Prensa y Comunicación
________Calle Pizarro, 1–3ª. 46004 Valencia [España]
11ª. El plazo de recepción de originales finaliza el viernes 8 de octubre 2010.
12ª. Los premios en las modalidades de «Pensamiento» e «Historia» de 2010 serán dados a conocer en una cena ad hoc, que tendrá lugar antes de que finalice el año en curso. La celebración de dicha cena será comunicada por el jurado, con suficiente antelación, a los participantes al Premio y se anunciará oportunamente en la página electrónica del periódico o el medio de comunicación que estime conveniente.
13ª. Los premiados en la primera edición del Premio «Patria Sindicalista» de 2010 recibirán una placa acreditativa, un lote de libros valorado en 150 euros y sus trabajos serán editados en formato de libro a lo largo de 2011.
14ª. No es obligatoria la presencia de los autores galardonados en la cena de entrega de premios.
15ª. El jurado del Premio «Patria Sindicalista» es dueño de los derechos de autor de la primera edición de todos los originales, estén o no premiados. El jurado no devolverá a los autores original alguno.
16ª. Las deliberaciones del jurado son secretas, su fallo es inapelable y, si así lo estima oportuno, podrá declarar desierta una o ambas modalidades. En caso de conflicto, el jurado podrá interpretar unilateralmente estas bases.
17ª. El hecho de participar en la primera edición del Premio «Patria Sindicalista» lleva aparejada la aceptación de estas bases.

Valencia, 4 de junio de 2010.


sábado, 5 de junio de 2010

MILITARES SIN PATRIA


¿PARA qué existen los militares? Para defender la patria hasta la entrega de la propia vida, si fuera preciso. Y, puesto que la patria es la «tierra de los padres», hemos de concluir que los militares mueren por la tierra y por los padres. Morir por un pedazo de tierra -por extenso o fértil que sea- es algo ridículo, tan ridículo como hacerlo por cualquier otra posesión material, sólo comprensible en quienes están enfermos de avaricia; y como, además, la patria no es tierra que se reparta por partes alícuotas entre sus oriundos, sino que sólo les pertenece en un sentido ideal, tal sacrificio se tornaría doblemente ridículo... si no fuera porque hay algo más. Morir por los padres es obligación de la sangre, si los padres están vivos (y obligación del honor, si están muertos y su memoria es ultrajada); pero morir por los padres de un señor de Cuenca o Albacete a quien no conocemos de nada es algo igual de ridículo que morir por un pedazo de tierra sobre el que no poseemos título de propiedad alguno... si no fuera porque hay algo más. Y ese «algo más» es lo que hace que la defensa de la patria hasta la entrega de la propia vida no sea una tarea ridícula, sino admirable y heroica. ¿Y qué es ese «algo más», se preguntarán las tres o cuatro lectoras que todavía me soportan?

Pues ese algo más es la conciencia de una misión común, que sólo proporciona el sentido religioso. El amor a la tierra de nuestros padres sólo es posible cuando admitimos que estamos ligados en una misión común con nuestros antepasados; una misión que recibimos, heredada a través de la sangre y la tradición, y que da sentido a nuestra vida a lo largo de sucesivas generaciones. Pero este sentido de dependencia a una misión común sólo se explica si aceptamos su naturaleza religiosa: los pueblos se vinculan a la tierra cuando la perciben como una heredad recibida del cielo; y se vinculan a los otros pobladores de esa tierra y a sus antepasados cuando entre ellos surge la conciencia de una Paternidad común. El aglutinante que une a los hombres con la tierra que pueblan, y con los hombres que previamente la poblaron, es siempre de naturaleza religiosa en su origen; y aunque es cierto que luego el patriotismo adquiere expresiones no estrictamente religiosas, no es menos cierto que, a medida que el aglutinante religioso originario se adultera o esclerotiza, el patriotismo se torna cada vez más pomposo y vacío, más aspaventero y presuntuoso. Y cuando ese aglutinante se extirpa, el patriotismo deviene un sinsentido; ante lo cual, los gobernantes que promueven esa extirpación tienen que inventarse paparruchas del tipo de aquel «patriotismo constitucional» con que nos apedrearon hace algún tiempo; paparruchas que, llegada la hora de la verdad, se revelan hueras, chirles y hebenes. Porque nadie muere -salvo que lo obliguen o lo compren- defendiendo ordenanzas o directrices ministeriales; nadie muere -salvo que lo obliguen o lo compren- defendiendo la democracia ni el sistema métrico decimal.

Desligar el amor a la patria de ese «algo más» aglutinante es tanto como cegar las fuentes o arrancar las raíces de ese amor, que inevitablemente termina agostándose, hasta que finalmente fenece y se pudre. Y a un militar al que le arrebatan ese aglutinante ofrecer la vida en defensa de su patria termina, tarde o temprano, antojándosele algo ridículo. Podrá convertirse en carne de cañón -si le obligan a morir- o en mercenario -si lo compran-, pero nunca más será un verdadero militar, porque ha dejado de tener conciencia de la misión común que justificaba su existencia. Así se puede llegar a constituir un ejército sin ideal, desgajado de la tradición que le da sentido, una burocracia de ganapanes en la que se entremezclan mercenarios y carne de cañón, sin otra misión que el cumplimiento de tal o cual directriz ministerial. Así se convierte al ejército en una patulea de tristes esclavos.

Juan Manuel De Prada
Abc

miércoles, 2 de junio de 2010

Me da mucha vergüenza Hablarte




No sé cómo hablarte hoy, Señor de todas las batallas. No sé cómo dirigirme a Ti sin que una profunda vergüenza me embargue.


Sí, ya sé que podría alegar que no es culpa mía, que es inevitable, que son Tus enemigos, esos que han emprendido una cruzada anticlerical, anticristiana y atea contra España, los culpables de este último latrocinio. Que poco podemos hacer los simples ciudadanos de a pie...


Pero hablarte a Ti, Señor, tiene un inconveniente y es que ni te puedo engañar a Ti, ni puedo engañarme a mí mismo. Hablar Contigo, Señor, implica que las respuestas manan del interior y que no caben interpretaciones. Y Tú yo sabemos Señor, que Te hemos fallado. Todos, incluso aquellos que frecuentemente hacemos profesión de Fe públicamente - a veces creo que como fariseos – aquellos que apelamos al indómito espíritu español, a ese último bastión en que los españoles terminamos reventando e impidiendo la tropelía, Te hemos abandonado.


De qué otro modo, Señor, cabe interpretar si no, lo que los españoles te hemos hecho ayer. A Ti, Cristo de la Buena Muerte, a Ti, Cristo de Mena, o Cristo Mutilado; a Ti, que bajo tus innumerables advocaciones, con todos tus ejércitos invisibles - pero siempre bien presentes -nos acompañaste cada vez que hizo falta. Cada vez que España se hundía, cada vez que sus enemigos y los Tuyos amenazaron con destruirnos. A Tu Madre, que desde la pequeña cueva de la Hispanidad Asturiana detuvo las cimitarras en los brazos de Don Pelayo; a tus hombres de Clavijo; y a los que bajo aquel “Detente bala, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo” confiaron en Ti porque jamás Les defraudaste.


A ti Señor, que con mano firme y rostro dulce o de dolor, nos permitiste ser lo que fuimos, último blocao de la Cristiandad, último recurso del mundo libre ante todos los enemigos de fuera y de dentro, fueran musulmanes, judíos, masones o marxistas ateos; a Ti, Señor, Te hemos dejado solo.


Esa sabandija que se esconde bajo la apariencia de ministro, cuya obsesión ha sido, como la de todos ellos, acabar con los pilares básicos de nuestra convivencia y aún con los de nuestra civilización entera, ha perpetrado ayer su última, hasta ahora, canallada y a la vez temeridad. ¡Ni Atila se atrevió a desafiarte tanto!


Tú que siempre extendiste tu Manto sobre nuestros Ejércitos has sido despreciado, desposeído, insultado, provocado por esa encarnación de la maldad que es el actual gabinete; pero de ellos no cabía esperar otra cosa. Son enemigos Tuyos, de España y de todo lo que siempre hemos representado.


Es de nosotros de quienes no cabría tal respuesta, tal cobardía, tal dejación de nuestras obligaciones morales. Es de Tus hombres y de Tus mujeres de quienes, sin duda, no aspiraste a nada más, porque todo lo sabes, pero a quienes Te hubiera gustado encontrar alzados, aunque sólo fuera unos pocos, contra la indignidad.


Nuestra cobarde sociedad hedonista, adormilada, cobarde y encanallecida dejará que nos arranquen las entrañas amparándose en la legalidad, en la democracia, en la ley, en las urnas... en todos esos conceptos que cada vez me producen más arcadas, mientras se anteponen a otros como licitud, moral, ética, honor, compromiso, virtud, y son arrinconados en lo más oscuro de nuestros cada vez más muertos corazones. Y lo harán en nombre de la libertad, del progreso, del avance... mientras nos esposan los cerebros a nuestra propia barriga.


Esta sociedad nuestra – en la que todos somos responsables – es capaz de impedir que un equipo de fútbol descienda a segunda división por el empuje de sus hinchas, los de toda una ciudad. Es capaz de llevar en palmitas a un delincuente, a un corrupto y a un prevaricador hasta el tribunal Internacional de La Haya. Es capaz de paralizar el tráfico aéreo por una huelga de pilotos o de controladores. Es capaz de acudir en masa a tragarse el eslogan de “La Roja” y a dar botes de satisfacción porque – según parece – los triunfos de la selección van a mitigar nuestros padecimientos y nuestras hambrunas.


Pero no es capaz de parar en seco, de atravesarse de lado a lado, de reventar cualquier intento de tropelía cuando se trata... de Ti, Señor.


Nadie se ha plantado; nadie ha dejado caer siquiera las manos; ninguna unidad, ninguna bandera, ningún simple militar retirado. Ni siquiera quienes ya nada tienen que perder se han pronunciado a Tu favor, Señor.


Ninguna rebeldía, ninguna rebelión. No hay legionarios encadenados a su Cristo; No hay justas indisciplinas... No hay abandonos de la carrera o la profesión. Hemos agachado las orejas, hemos mirado a otro lado y hemos vuelto a tragar.


Perdóname, Señor, porque yo tampoco he hecho nada. Y no Te merecemos. No merecemos Tu Protección, ni Tu Amor, ni Tu Cariño. No, mientras no estemos dispuestos a demostrarlo.


Hoy, Señor, me da mucha vergüenza hablarte.