martes, 23 de septiembre de 2008

CLAMOROSOS SILENCIOS


Este desahogo, que no llega a ser artículo, es la simple constatación de lo que ya advertía ayer, a propósito de las almas podridas que convocan silencios y enlutan banderas por un concejal socialista, y vuelven las jetas ante el asesinato de un militar.


Oxímoron aparte, hay silencios que claman. Silencios que claman al cielo, que claman venganza, que claman respeto o claman vergüenza.Silencios que brillan por su ausencia, como el que no se ha observado hoy en algunos centros de la Administración, bajo este Gobierno que hace distinciones entre los muertos, según sean hombres de uniforme o poiliticuchos del tinglado.No ha habido minutos de silencio para el brigada don Luis Conde de la Cruz; no ha habido Banderas a media asta. Y con esto ven que no andaba ayer descaminado en el aviso.Y don Luis Conde se habrá alegrado, porque para un militar de raza nada hay más hermoso que ver ondear al cielo la enseña de la Patria.Y a los hideputas, que les vayan dando.


Rafael C. Estremera


1 comentario:

Javier Ayanotna dijo...

Mejor así. Hay homenajes que ofenden.Este silencio es más honroso que el homenaje farisaico de los que anteayer negociaban con los asesinos.