lunes, 22 de diciembre de 2008

"De ETA 2 a ETA"





Leyendo las patochadas que han escrito para Gara estos diez angelitos que van a dejar de trabajar en ETA 2 para pasar a ETA (cosa lógica, por otra parte), uno sólo puede acordarse de las majaderías que dejó inmortalizadas en papel aquel lunático peligroso que fundó el PNV, el inolvidable Sabino Arana. Y es que, por muchas vueltas que le demos, el nacionalismo violento y el no violento terminan siendo cómplices de un mismo crimen, que es la alta traición a España y la siembra indiscriminada del odio.



La misma deformación patológica de la realidad, el mismo modo maniqueo y torticero de practicar el victimismo, la misma sucia manía de apelar a las armas como único argumento cuando el diálogo no permite alcanzar los fines previstos…El discurso del demente Arana y las consignas de los etarras de hoy comparten idéntico andamiaje verbal: el odio cerval a España como “Estado opresor” y la continua alusión a la violencia como forma principal de luchar por la “liberación de Euskadi”.



Y de la misma forma que los peneuvistas guardan un más que sospechoso silencio sobre los textos más incendiarios y racistas de su fundador, tampoco se caracterizan por marcar distancias significativas con frases como "Euskal Herria no conoce la democracia, no puede decidir su futuro", cuya propiedad intelectual corresponde a los diez pollinos que ayer enviaron su nueva “estrategia política” a Gara. Curioso, ¿no?



"Sólo nos queda hacer frente a la razón española de las armas con las armas en la mano, ¡y lo haremos con determinación!", dicen los antiguos militantes de la “izquierda abertzale”, convertidos ya en matarifes por la libertad de Vascongadas. Que se equivocan sobre todo en una cosa: en que hace mucho tiempo que España no emplea ningún arma contra ellos, ni armas en el sentido literal de la palabra ni tampoco armas legales o jurídicas. Simplemente, España ha renunciado a su derecho a defenderse de esta carroña humana, y asiste como espectadora de lujo a su propio funeral.



Habrá que ver cómo cuentan los libros de texto del futuro (suponemos que editados por Santillana o por alguna editorial masónica, que es lo que procede en una España liberal y democrática) el paso de los valientes gudaris vascos de la ambigua e ineficiente “izquierda abertzale” a la comprometida y valerosa ETA; la única organización que ha sabido interpretar correctamente a aquel ideólogo original y prolífico del siglo pasado.


Lunes, 22 de diciembre de 2008.




1 comentario:

Txiripitiflautiko dijo...

La ETA es el síntoma, pero la enfermedad es el PNV. En realidad, es la táctica del "poli bueno" y "poli malo". Sigo pensando que el separatismo es un crimen en sí mismo, independientemente de los medios que utilice.
En cualquier caso, habrá que seguir luchando por España por lo menos otro año más. Felices Fiestas y Próspero y Combativo Año Nuevo. Un saludo.