domingo, 8 de marzo de 2009

¿Hasta cuándo la estatua del golpista Largo Caballero en Madrid?



Podremos equivocarnos en muchas ocasiones, podremos hacer diagnósticos erróneos y análisis incompletos, pero lo que este diario no hará nunca es guardar silencio ante una injusticia. Ni por miedo a los políticos, que ya difícilmente nos merecen respeto, ni por miedo a lo políticamente correcto, virus terrible que aniquila la conciencia ciudadana, convirtiendo al hombre de hoy en un pelele al servicio del marxismo o el liberalismo.


Diario YA comienza una campaña para exigir que se retire inmediatamente del Paseo de la Castellana de Madrid la estatua de Francisco Largo Caballero, uno de los individuos más siniestros de la Historia de España. El conocido como "Lenin español" fue un hombre cruel y despiadado con sus adversarios políticos, que nunca perdió la oportunidad de despreciar en público la democracia y los sistemas representativos, porque su objetivo claro fue siempre la consecución de la dictadura del proletariado. Y si podía ser al servicio de la "madre Rusia", mejor que mejor.


En casi todos sus discursos, recogidos en innumerables libros, se aprecia sin dificultad su deseo de que explotase en España una guerra fratricida en la que, como tampoco ocultó, lo que había que hacer era exterminar a la mitad de los españoles, aquellos que no comulgaban con sus postulados. Por tanto, ni fue nunca un demócrata, ni hizo nunca nada por la paz en España, ni produjo ningún bien al conjunto del país, más bien todo lo contrario. Por eso, resulta especialmente denigrante y vergonzoso que haya una estatua dedicada a este personaje funesto en el centro de Madrid.


De la misma manera que el actual Gobierno socialista retiró en su día la estatua de Franco que había en la Plaza de San Juan de la Cruz (de forma ilegal, como acaba de subrayar el TSJM en una sentencia), por la misma razón está obligado a retirar la del dirigente republicano, quien, sin duda, hubiera sido una copia corregida y aumentada de Ceaucescu de haber triunfado sus ideas en el enfrentamiento bélico del ´36. Todos los epítetos que esta izquierda analfabeta y traidora dedica habitualmente al Caudillo sirven para hacer una radiografía perfecta de Largo Caballero.


Por eso, aunque sabemos que ningún partido presente en el Parlamento nos acompañará en esta iniciativa (es muy duro ser fiel a la verdad, y en cambio muy rentable guardar silencio), exigimos al Ejecutivo que quite de inmediato la estatua de Largo Caballero, que es una grave ofensa a los españoles, en cuanto supone una exaltación de la violencia como forma de conseguir el poder, y por tanto, un ataque frontal al sentido último de la democracia. Si Zapatero es de verdad lo que dice ser, esperamos que actúe en consecuencia.

Domingo, 8 de marzo de 2009.




1 comentario:

Rafa Martín dijo...

La derribará la misma maza de Emilio Gutierrez. La que diga ¡basta ya! de oprobios a España.
Basta ya de tiranos usurpando el poder. Basta ya de paguatos mintiendonos sobre nuestra historia.
Basta ya de esta extraña mezcla de comunismo subliminal y plutocracia confiscatoria.
La maza se blandirá para acabar con ese insulto a la libertad que esta defecado ahí, en Nuevos Ministerios cuando la España de verdad se harte de tanta ofensa cobarde acumulada durante mas de 30 años.