sábado, 6 de marzo de 2010

Crimen real



Juan Carlos de Borbón ha desoído las voces que le pedían que no firmase la nueva ley del aborto y ha firmado ya el documento. Según recogen distintos medios, La Zarzuela se ha apresurado a filtrar la idea de que, con su rúbrica, el Rey "ni aprueba ni rechaza la norma", sino que se limita a "certificar que se trata de una norma que ha sido aprobada de acuerdo con lo que marcan las leyes y la Constitución".

No creemos que entre las escasas funciones de SM esté la de suplantar al Tribunal Constitucional. Sin embargo, sí resulta creíble que el sucesor de Franco ni apruebe ni rechace el aborto. Esto es, que le de igual.

La indolencia mostrada hasta ahora por el Jefe del Estado ante la suerte d elos asesinados antes de nacer no hacía esperar otra cosa, pese al clamor popular. Con la firma de quien ostenta el título de Rey de Jerusalén (quizá emparentado con Herodes), el aborto es ahora, más que nunca, un crimen real. De esta manera, con la definitiva aprobación de la reforma de la ley del aborto y la conversión de este delito en un derecho, la democracia española y sus más altas instituciones se situan al nivel de las alcantarillas a las que se vierten los restos mutilados de los bebes abortados.


Escrito por Norberto Pico

http://www.falange.es/

3 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

¡Borbón asesino!.

Alvaro Romero Ferreiro dijo...

Nada se puede esperar de un Rey Perjuro.Nada se puede esperar de una dinastia nefasta para la Historia de España.Nada se puede esperar de un bribón.....

clandestino dijo...

Personalmente estaba convencido de que el Borbón refrendaría la ley asesina, como bien apunta Alvaro, nada se puede esperar de un Rey perjuro.